¡Alabadas sean las fujoshis!

Fujoshis Fandom

Antes de iniciar este blog, hace ya unos años, era ajeno a prácticamente todos los movimientos que existían dentro de las diferentes comunidades de fans del anime y del manga; evidentemente había leído alguna discusión entre fanáticos de Naruto y de One Piece, y también había visto como mucha gente idolatraba a Death Note, pero siempre intenté mantenerme al margen de todo lo que no tenía que ver directamente con el anime. Sin embargo, debido al blog me sumergí en las redes sociales, y en especial en Twitter, por lo que empecé a conocer a las diferentes faunas que habitaban el fandom de la animación japonesa, en las que se distinguían -entre otras muchos más- a los distintos fanboys del tal o tal serie, a los fans yuri, a los del shojo, a los de los mechas, a los del moe o a las de las relaciones homosexuales entre ‘hombres’ dirigido a mujeres (AKA fujoshis).

A decir verdad, aunque desde principios del 2012 conocía que existían las chicas que disfrutaban con unos mangas y animes donde generalmente un hombre intenta seducir/forzar a otro cuya personalidad es idéntica a la que se quería inculcar a la mujer de principios del siglo pasado (si no metía una pulla no me quedaba a gusto xD), por suerte o por desgracia, hasta el 7 de marzo del 2013 ignoraba la horripilante y desmesurada fuerza que escondía dicho fandom. Para los que no lo sepáis, ese día se emitió el décimo episodio de Tamako Market y cuando acabó, a los productores de Kyoto Animation no se les ocurrió una idea mejor que la de mostrar un vídeo de 30 segundos donde aparecían unos chavales musculosos en bañador. Ese vídeo -en apariencia inofensivo- despertó una reacción en cadena que me pilló totalmente desprevenido: todos los lugares donde se hablaba de anime, y en especial Twitter, Facebook y Tumblr, se llenaron de imágenes y comentarios sobre ese pequeño vídeo, que iban desde la simple y sana ilusión hasta la más basta, grotesca y esperpéntica reacción humana jamás vista, en los que se podían leer opiniones tan ilustres como “laksdjfañlsjdf” o “me van a explotar los ovarios”; unos comentarios que no voy a analizar para no ganarme el odio de más gente.Fujoshi

Ante esa reacción que duró poco más de una semana, mi asombro se convirtió en curiosidad y me puse a investigar sobre ese grupo de personas que hasta ese momento habían conseguido pasar inadvertidas ante mis ojos. Tras esa investigación me quedó bastante claro que las fujoshis existen desde hace un montón de tiempo, pero fue a principios de esta década cuando el fandom empezó a estar de moda, especialmente gracias a uno de los mangas más vendidos de la Shonen Jump; Kuroko no Basket.

Las fujoshis y el anime deportivo están unidos por un fuerte lazo desde hace muchos años, y es que ante la falta de series animadas centradas en ese tipo de relaciones, es lógico que las fans se vayan congregando alrededor de un género que mezcla los músculos, los chicos cool y las relaciones entre personajes fácilmente malinterpretarles. Así pues, a principios de los años 80, ya se podían encontrar doujinshis yaoi de Capitán Tsubasa circulando por Japón; un dato que puede sonar realmente extraño, pero rápidamente se convirtió en una de las referencias del yaoi de la época y su fandom todavía perdura, aunque con el paso del tiempo cada vez es menor.CapitanTsubasa

Podría decirse que Capitán Tsubasa supuso una base para el anime deportivo entre las fujoshis, pero no sería hasta 1990 que empezase el verdadero “boom” de este movimiento gracias a un joven mangaka -hasta entonces no muy conocido- que comenzó a dibujar un manga que pocos años más tarde se convertiría en un icono del cómic japonés a nivel mundial; como muchos ya sabréis, estoy hablando de Takehiko Inoue y Slam Dunk, y es que Rukawa volvía locas tanto a los personajes femeninos de la obra como a muchas de sus lectoras. Fue en esa época cuando las empresas japonesas empezaron a fijarse en el gran mercado que estaba surgiendo de doujinshis yaoi, y como en cualquier lugar que huele a dinero, muchas editoriales metieron el hocico y empezaron a sacar sus propias línea de manga yaoi, por lo que rápidamente se consagró como un género más dentro de la industria del manga y del anime japonés.

Sería una mentira asegurar que todo el movimiento del yaoi surgió gracias al género deportivo, pero lo que está claro es que sin Capitán Tsubasa, Slam Dumk o The Prince of Tennis, entre otros muchos mangas y animes, ni el yaoi ni las fujoshis tendrían ahora mismo la fama de la que pueden presumir.

Aunque el anime deportivo logró mantener su vitalidad durante los años 90 y parte del nuevo milenio fue perdiendo peso mientras nos aproximábamos al 2010, y es que salvando a unas pocas obras como Major o Cross Game, el género quedó prácticamente relegado a la animación infantil y no auguraba un futuro muy fructífero.Free!

Pero por casualidades del destino, el fandom de ese género que se consolidó gracias a las obras deportivas hace muchos años sería -en esta ocasión- el encargado de dar pie a una nueva época dorada del deporte en la animación japonesa, y es que volviendo al inicio de este artículo, a causa de Kuroko no Basket surgió ese segundo “boom” entre el anime deportivo y las fujoshis que ya había causado Slam Dunk 20 años atrás. Gracias a las fantásticas ventas que tuvo Kuroko y a todo el movimiento que generó, tanto las editoriales como los comités de anime volvieron a fijar sus ojos en este género y comenzaron a emitirse series como Diamond no Ace o Yowamushi no Pedal, unas obras con muy pocas posibilidades de que fuesen adaptadas, y también dio paso a un título impensable hace tres años; sí, estoy hablando de Free!

No considero a Free! un anime deportivo; es cierto que trata el tema de los deportes, pero la historia gira sobre las relaciones de los personajes y no sobre la natación, que más bien sirve como herramienta para juntar a los protagonistas. Sin embargo, como utiliza un montón de tópicos del género y como logró potenciar todavía más lo que les gustaba a las fujoshis de Kuroko no Basket, el movimiento que volvió a resurgir con el manga de baloncesto se impulsó sin control alguno y junto al anuncio de que los juegos olímpicos de 2020 se celebrarían en Tokio, empezaron a salir un montón de animes deportivos como Baby Steps, Haikyuu o Ping Pong y continuaron otras series como Kuroko no Basket 2 o Yowamushi Pedal 2.

estadisticas

Episodios de animes deportivos por año (no se cuentan los episodios de series infantiles)

Está claro que el manga y el anime se mueve por modas y que en algún momento el deporte llegará a decaer otra vez como género, pero no creo que la burbuja vuelva a explotar hasta dentro de unos cuantos años, pues por lo menos el futuro próximo pinta genial con las ya confirmadas segundas temporadas de Baby Steps y de Kuroko no Basket, con todas las series que anunciarán el próximo año y con las extremadamente posibles nuevas temporadas de Haikyuu!! o Hajime no Ippo.

Así que como conclusión, quería indicar que aunque haya criticado varias veces ciertas actitudes de las fujoshis, a Free! o a Kuroko no Basket, está claro que es gracias a ellas que uno de mis géneros favoritos está en alza; es cierto que ahora los animes deportivos incluyen demasiados guiños para las fujoshis, pero si ese es el precio que hay que pagar para ver más Yowamushi Pedal, Diamond no Ace o Baby Step, bienvenido sea, así que… ¡Alabadas sean las Fujoshis!

Gif Fujoshi

15 pensamientos en “¡Alabadas sean las fujoshis!

  1. Pues para gustos hay de todo… Y la verdad las fujoshis no son tan pendejas o castrantes en la vida real (salvo las que son moderadoras en foros de manga/anime).
    Pero admito que en las series manga los personajes que más me hiper-cagan son las fujoshis,

    Me gusta

  2. Amén, hermano. Como amantes del género spokon, es un precio a pagar, que a veces es algo molesto (no soporto que vean relaciones homoeróticas en todos los lados…a veces vale que sí, pero otras…no.)

    Me gusta

    • Tengo mis problemas con Yowamushi Pedal por la historia forzada pero acepto q con Diamond no Ace y Baby Steps son de los animes q recien estan saliendo los “mas spokon”, y ojala sigan con sus temporadas, aunque baby steps tubo q pagar peaje cayendo en manos de pierrot

      Me gusta

  3. A mi lo que mas me molesta de esas personas es su hipocrecia, razgandose las vestiduras y amargando la existencia quejandose todo el tiempo sobre lo sexualizado del anime y el excesivo fanservice y luego esas mismas personas van y convierten un corto de 30 segundos con chicos buenorros en un anime de 2 temporadas (o mas quien sabe) y ni hablar de la homosexualizacion de personajes claramente heterosexuales o incluso asexuales principalmente en los shonen.
    A mi el yaoi y el fanservice para fujoshis no me molestan, existen preferencias y fetiches de lo mas variados y a mi eso me importa un comino, pero cuando las fujoshis se meten en las preferencias y fetiches de otras personas ahi si me molesta

    Me gusta

  4. A mi lo que me extraña es que no existan fujoshis de Hajime no Ippo, que lo tiene todo: Tíos musculados y viriles que demuestran su supremacía física en un ring prácticamente desnudos, para luego ducharse juntos.

    Me gusta

  5. Solo me puedo morir de risa con esta entrada xD, pero no lo tomes a burla, tómalo como un “I feel you”, a mi me gusta el yaoi, hasta ciertos puntos, y con ciertas exigencias mías, y es que gracias la fujoshis yo también he podido disfrutar de muchas series de deportes que han ganado mucha intensidad de fandom con solo agregarle “potencial para fujoshis” el ejemplo perfecto es haikyuu, yo no hubiera disfrutado tanto esta serie por culpa del fandom, claro, no todo el fandom, hay muchas a las que se les va la olla.

    En fin, para no extenderme mucho, hay fujoshis de muchos tipos, solo hay que saber encontrarlas, a final algo bueno tienen que ofrecernos.

    Me gusta

  6. Es muy interesante tu analisis y la hipotesis que propones de fujoshis-spokon.
    Se podría decir que he sido beneficiada gracias a toda este movimiento de masas puesto que no conocía el género y ahora he tenido a bien ver un par de animes bastante buenos; me es imposible no enamorarme de la propuesta de qué con el trabajo duro y esfuerzo puedes lograr tus sueños, como sugieren la mayoría de los spokons. En lo personal no me gusta “yaoizar” ninguna pareja, ni siquiera en free!, siempre voy a insistir hasta que me muera que la unica pareja canon en free! son los chicos y la amistad, encuentro molesto lo super sugerente del official art, que te hace preguntarte ¿no es esto un fanart?
    No critico a quien le pueda gustar, yo disfute mucho free! y he visto yaoi (del soft ) pero no siento que sea lo mío.
    Nuevamente, muy muy interesante tu entrada Ruben.

    Me gusta

  7. No se si estas bromeando o si realmente crees eso porque como yo lo veo es solo otra fuente de atascamiento creativo en Japón, seguir las preferencias de la gente sólo porque te asegura ganancias crea una tendencia en las editoriales y estudios ¿Para que arriesgarse en innovar? ¿cuando puedes hacer que coman de la palma de tu mano?

    PD: Aparte detesto los diseños tan afeminados de kuroko.

    Me gusta

  8. El tema de las fujoshis es complicado. Yo no soy una; por una parte, sí que disfruto de relaciones homosexuales en historias (de hombres y mujeres también, ojo), pero eso es porque soy bisexual, una motivación muy diferente de las fujoshis: Buscar representación de tus colectivos no es lo mismo que disfrutar de un género en concreto porque sí.
    Dicho eso, no es que las fujoshis sean malas. Vale, sí, pueden ser molestas (a mí me lo vas a decir, algunos de sus comentarios como los que has mencionado tienen tela), pero a una gran cantidad de personas, los hay que más y los hay que menos, les apasiona algo. Es importante recordar que MUCHAS fujoshis son chicas adolescentes. Las chicas adolescentes son uno de los grupos que soportan más burla por parte de, bueno, de todo el mundo (sin entrar en otros temas sociales, como el racismo, etc), y con este fenómeno (o con muchos otros, evidentemente) encuentran a gente como ellas con las que pueden expresarse como quieran, y no puedo recalcar lo suficiente lo MUY importante que es importante eso para una adolescente.
    Otra parte interesante de tu tema es la “pulla” (“forzar a otro cuya personalidad es idéntica a la que se quería inculcar a la mujer de principios del siglo pasado”). Ahí has dado en el clavo, pero no en el sentido que crees de que leyendo yaoi internalizan algún tipo de sexismo y perpetúan estereotipos machistas; es porque… joder, es difícil de explicar. Muchas se ven atraídas por hombres comportándose como estereotipos de mujer sumisa por la misma razón por la que también buscan mujeres en historias que sigan el típico papel de hombre duro y heroico: porque, aunque estas mujeres, por desgracia, no suelen ser personajes bien escritos sino sencillamente una manera de agradar a la audiencia (me recuerda a un parágrafo que no recuerdo entero pero que tenía de final “Don’t write ‘strong’ women. Write women who are people”), del mismo modo que (seamos realistas) no es que el yaoi suela tener personajes ni historias revolucionarias, lo importante es la deconstrucción de estos estereotipos y la sensación de comodidad que genera.
    Claro que no estoy diciendo que todo el fenómeno fujoshi exista por razones COMPLICADAS E INTELECTUALES, eh. Muchas van a lo que van, pero es lo que pasa con cualquier fenómeno.

    ……Menudo tocho te acabo de escribir. Será que encuentro este tema interesante. ¡Saludos!

    Me gusta

  9. Pingback: Identidad en construcción: Fujoshis vs el mundo | Lit Ediciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s